Search
martes 26 septiembre 2017
  • :
  • :

Un pura sangre para montar en cólera – Caso PUCP

Hay muchos temas en nuestra coyuntura política y social que aflora, nuevamente, la encolerización colectiva; desde el más centrado e incólume hasta el siempre efervescente y apasionado; parecemos no tener la capacidad de afrontar un debate o una realidad que no compartimos por nuestra formación e información que van desde el prejuicio hasta el fundamento ortodoxo casi imposible de revertir. En buena cuenta defendemos nuestra posición, no la razón en sí, sino lo que afirmamos que fue, es, o en el mejor de los casos aplicados, debiera ser; desde una sola óptica… “la nuestra”.

Es el caso de de la Pontificia Universidad Católica del Perú – PUCP

Veo una institución que busca emanciparse, negando la naturaleza de su razón de ser universitaria. En resumen, en todo el mundo existen instituciones, escuelas y universidades religiosas cristianas católicas, judaístas, budistas, hinduistas, islámicas; por citar las más representativas. Todas ellas están sujetas a sus cánones y directrices descritos en sus textos y protocolos que van desde la persona hasta el colectivo social y societario, es decir, la conducta y lineamientos para la organización y difusión de sus doctrinas.

Hasta aquí, si una universidad es católica; es de suponer que algo tiene que ver con la religión cristiana católica. Palabra que se acuñó desde la antigua Roma a la fe cristiana, por lo tanto no significa nada más. Luego si la universidad, además, es pontifica, es de suponer que tiene relación con el pontificado del Vaticano y el Papa, máximo representante del clero.

Si investigamos sólo un poco más, sabremos que una universidad recibe el título honorífico de “pontificia” por sus cualidades canónicas y la calidad y testimonio católicos; y es otorgado sólo por la Santa Sede. Así tenemos universidades en el mundo como: Pontificia U. Gregoriana (Italia), Pontificia U. de Salamanca (España), Pontificia U. de Chile, Pontificia U. Santo Tomás de Aquino (Argentina), Pontificia U. Bolivariana (Colombia); existen universidades pontificias en Bélgica, Brasil, Canadá, Ecuador, USA, Filipinas, Irlanda, México, Paraguay, Polonia, Puerto Rico, República Dominicana, etcétera. Y también en el Perú.

La curia del Vaticano (administración de justicia) ya se ha manifestado claramente a través de un rescripto consentido por Benedicto XVI dirigido al Rector de la PUCP, Marcial Rubio. Quién finalmente admitió que la universidad podría cambiar de nombre. Ya no sería posible mantenerse como “católica ni pontificia”.

En este impase no intervienen autoridades ni poderes del estado Peruano; desde INDECOPI (por el nombre), ni el Poder Judicial (por la intervención del Vaticano). La razón también es sencilla, pues el título de pontificia y la ley canónica al respecto implican un tratado internacional, el cual es supranacional; es decir, por encima de las leyes del Perú. Por lo tanto sobre el nombre, no debiera haber mayor debate.

El otro campo de la controversia es sobre los bienes muebles de la universidad; el cual sí deberá resolverse en los fueros judiciales del Perú; cuyos litigantes son la universidad y el Arzobispado del Lima por los bienes donados por José de la Riva Agüero, un severo conservadurista afianzado en la fe católica; no se casó ni dejó sucesión; heredó la mayor parte de su fortuna a la Pontificia Universidad Católica, convirtiéndose así en el principal benefactor de esta institución. Sólo esta parte puede resolverse (si acaso) en el Poder Judicial, a través de las leyes civiles peruanas.

Cualquier otro enfrentamiento entre personas de una u otra parte son irrelevantes para la dilucidación de la posición de cada uno; ya que ambas defensas tendrán gran impacto para la institución universitaria. En realidad no debería ser traumático; tanto es así, que existen dos tipos de perfiles aptos para postular a esta casa de estudio: el primero son los cristianos católicos, y los segundos son cualquiera que no les importe estudiar en una universidad cristiana católica y pontificia.

Ojalá se resuelva este conflicto, ya que lo peor sería que por mala sangre se termine en cólera.

————————————————-
(*)Foto: Internet / Artículo publicado en el portal OPINION+ anterior el 28 de Julio de 2013



Sebastián Reyes Sánchez

Consultor e Investigador CEO de la Consultora MAINLAND - MGC. Analista Político para el Grupo FBCORP - Found Business Corp. Perú. Director de OPINIÓN+ | www.mainlandc.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *