Search
domingo 19 noviembre 2017
  • :
  • :

Las adquisiciones de productos y servicios se contraerán a mediano plazo gane quien gane

Un caso que puede ser más que cíclico:

La cadena productiva es fundamental para el desarrollo del país, más aún cuando las MYPES brindan empleo a más de 80% de la población económicamente activa (PEA) y generan cerca de 45% del Producto Bruto Interno (PBI). Constituyen, pues, el principal motor de desarrollo del Perú, su importancia se basa en la Ley de Promoción y Formalización de la Micro y Pequeña Empresa. La proyección del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) señala que el desarrollo de la demanda interna impulsaría al Producto Bruto Interno a 5.6% durante el periodo 2010 – 2012; principalmente en los sectores: minería e hidrocarburos, agropecuario, pesca, manufactura y construcción.

Las empresas privadas grandes y medianas, principalmente, reestructurarán sus planeamientos financieros anuales de cara al escenario político, la actuación del nuevo gobierno para con ellos: en los campos regulatorios y las recaudaciones propiamente; así mismo del comportamiento del mercado frente a la expectativa de cada individuo.

Esto afectaría directamente a proveedores, reduciendo y anulando, por ejemplo: transporte en general, suministros de textiles en general, desarrollo de sistemas, licencias de software, implementaciones de tecnologías, equipos de trabajo, maquinarias, mantenimiento en general, servicios profesionales a través de consultoras y profesionales particulares para estudios y trabajos de campo para las estrategias a seguir anualmente, servicios logísticos en varias de sus aplicaciones y muchísimos negocios más.

La cadena productiva, se diferencia en algunos rubros, pero básicamente es:

(descendente = flujo hacia abajo) ; (ascendente = flujo hacia arriba)

Empresa grande y/o mediana con requerimientos de productos o servicios
(
descendente)
Empresas, negocios y personas que ofrecen productos y servicios
(descendente)  (ascendente)
Estas empresas, negocios y personas contratan, a su vez, a otros proveedores
(descendente)  (ascendente)
Demanda de equipos y capital humano para cumplir con los requerimientos
(descendente)  (ascendente)
Satisfacer las necesidades de todos los actores productivos
(descendente)  (ascendente)
Cumplir con el ciclo  productivo hacia la grande y mediana empresa
(ascendente)(*)

(*)Durante todo este proceso hay muchas transacciones, movimiento de capitales y actividad productiva.

Esto tiene un evidente impacto en diversas empresas, negocios y particulares que ofrecen productos y servicios a otras empresas con sus propias necesidades; las cuales, como he señalado, se mantendrán expectantes y por lo tanto contraídas al gasto “mínimo necesario”; lo cual, desde el punto de vista del desarrollo estratégico, puede ser más perjudicial que favorable; pero así son las decisiones en la mayoría de las empresas medianas y grandes a raíz del comportamiento del Estado frente al empresariado en temas sensibles como: mayores impuestos (ejm: la llamada sobreganancia), aranceles a las importaciones y exportaciones, regulaciones y reformas, alzas y bajas del dólar, las acciones de la BVL, entre otros indicadores.

Gane quien gane las elecciones presidenciales:

Veo a las empresas grandes y medianas contraer sus planes de gastos y esperar hasta satisfacer y garantizar sus operaciones y la estabilidad de del mercado. A pesar que he señalado que esta espera es contraproducente frente a la competitividad, la sostenibilidad y el aseguramiento de la calidad y rentabilidad del negocio.

Para la mayoría de grandes y medianas empresas -es mi percepción- el mal mayor sería un gobierno de Ollanta Humala del partido Gana Perú. Ven con menor escepticismo a un eventual gobierno de keiko Fujimori del partido Fuerza 2011. Sin embargo esto no cambiaría su período estacionario.

Cómo afecta el escenario político a los pequeños y micro negocios:

  1. Elaboración de la proyección de negocio con mayor margen de relatividad, por lo tanto, mayor temor de inversión.
  2. Menos posibilidades de acceder a créditos y mayor riesgo de mantener la capacidad crediticia.
  3. Cero contrataciones de capital humano. En algunos casos reducción de personal.
  4. Reducción de gastos fijos.
  5. Mínimos gastos en implementación promocional y mejora de la calidad de sus servicios.
  6. Mayor dificultad para formalizarse.
  7. Volverse menos competitivos y atractivos para volver a integrase a un mercado más dinámico.

Los pequeños y micro negocios en el Perú representan a más del 70% de empresas informales; y es junto a Bolivia y Paraguay uno de los países con mayor escala de informalidad. Es fundamental que haya políticas que faciliten la integración al sistema formal, flexibilizando los marcos regulatorios y las escalas remunerarías desde el sueldo mínimo; así como los modelos de negocio que existen y su problemática frente al acceso a la información, implementación, tecnología y capacitación.

Esperemos, con optimismo y lectura técnicamente sustentada sobre la coyuntura empresarial de cara al 2012, una mayor inversión por parte de las grandes y medianas empresas hacia mayor contratación de productos y servicios. No sólo para mantener la cadena productiva, sino como parte estratégica de su desarrollo y posicionamiento empresarial. Y para ello requieren aliarse con empresas proveedoras de productos y servicios. Esta sinergia logra la eficiencia y materialización de la misión y visión de la organización orientado al desarrollo interno y externo que garantizarán las inversiones realizadas, la rentabilidad y la competitividad.

 

————-
*Foto: Internet
**Artículo publicado el 01 de Mayo de 2011 en la Web anterior de OPINIÓN+



Sebastián Reyes Sánchez

Consultor e Investigador CEO de la Consultora MAINLAND - MGC. Analista Político para el Grupo FBCORP - Found Business Corp. Perú. Director de OPINIÓN+ | www.mainlandc.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *