Search
martes 26 septiembre 2017
  • :
  • :

La caridad del asistencialismo frente a la real necesidad de los más pobres

Hemos reclamado mucho sobre quién tomará el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). A través del Twitter, apenas salió electo Humala, señalé que sería Kurt Burneo; aunque era especulativo ahora se sabe que es un candidato casi seguro allí. El MEF representaba, desde el inicio de la noticia de la victoria de Humala en las elecciones presidenciales, un punto fundamental para visionar o concebir un modelo de gobierno que dé garantías de mantener el crecimiento económico.

Claro, hay que abarcar los temas de la inclusión y la pobreza a través de los programas que elabore el Estado en su conjunto. Por ejemplo el programa “Pensión 65” el cual implica la entrega de una suma de dinero a personas “pobres” que no cuenten con una pensión. Casi un 40% de personas de esa edad no cuentan con una pensión ni la contarán porque se dedican a trabajos informales para subsistir.  Cuál será la metodología para seleccionar a quienes deban recibir este dinero. Antes he señalado que no debería haber programas asistenciales salvo las que cuenten con las siguientes características:

  1. Asistencia médica subsidiada a los más pobres. Atención en casos médicos recurrentes y también aquellos casos clínicos severos, raros y complejos como las malformaciones congénitas, enfermedades inmunológicas, virales, degenerativas, psiquiátricas, etcétera. Con ello es posible hacer ciencia médica en el país, como el actual caso de Victoria Mendoza Rurush de 22 años que fue la primera persona en nuestro país a la que se le realizó una reconstrucción de rostro después de extraerle un tumor benigno de kilo y medio ubicado en la zona fronto-parietal, el cual cubría la mitad de la cara y presionaba el cerebro, lo que ponía en riesgo su vida.
  2. Asistencia alimentaria, el cual puede cubrirse otorgando productos adquiridos a campesinos de zonas mineras, como: papa, yuca, quinua, choclo, mote, quihuicha, trigo, etcétera. A través de segmentar las zonas agrícolas y pesqueras del Perú y conciliarlas con el mapa de pobreza del país, es posible saber cómo y dónde puede abastecerse un programa de subsidio alimentario.
  3. Asistencia educativa. A pesar que por defecto todo nuestro sistema educativo es deficiente por el pobre capital humano de maestros; con la continuidad y mejora del programa de la carrera del profesorado y sus capacitaciones, pueden atenderse a peruanos ubicados en zonas de extrema pobreza que no cuentan con educación básica orientada a ellos: por zonas focales y características educacionales, como , por ejemplo, las zonas rurales y las comunidades; cuya educación puede ser abordada de una manera particular.

Son 3 ejes asistenciales que considero importantes más allá de entregar “dinero”.  Sé también que es muy complejo implementar estos programas pero no imposible y funcionan mejor en el largo plazo. El objetivo es vencer la pobreza a través de enseñar y atender necesidades urgentes que les permitan a estas muchedumbres tener oportunidades. Tal vez no a los más viejos, pero sí a quienes aún puedan trabajar.

Además, a través de estos 3 ejes asistenciales el Perú obtiene retorno de beneficios:

  1. Un país con asistencia médica es evidente que será un país más sano y con mejor calidad de vida; y la medicina podrá contribuir con la ciencia a través de sus tratamientos a los muchos casos de afecciones complejas. Además se pueden hacer alianzas estratégicas con otros países que ya cuentan con programas similares o que pueden ayudar en la comprensión de las enfermedades que afectan a parte de la población; como, por ejemplo, las enfermedades tropicales.
  2. Un país que cuenta con la integración de los agricultores y pescadores para abastecer de alimentos a los más pobres les traerá beneficios a estos pequeños grupos ya que el Estado les adquiere sus productos. Con ello es posible impulsar a este segmento económico que cuenta con pocas oportunidades y formalizarlos.
  3. Un país con una educación adecuada y, hasta focalizada de acuerdo a la zona, logrará la integración que tanto ansía. No sólo comprensión lectora o razonamiento matemático. No soy educador, pero no creo que sea la fórmula educacional para las comunidades de nuestra amazonía y sierra. Sólo un ejemplo suelto de temas que no debieran ausentarse para ellos es la enseñanza sobre las riquezas naturales y su límite y necesidad de explotar ciertos recursos con equilibrio como parte de la economía de nuestro país y su propio desarrollo. Así podrán comprender más acerca de sus riquezas, necesidades, y su integración sentimental con el Perú.

Es evidente que para elaborar estos planes hay que convocar a los expertos que se tenga que convocar. Luego pueden implementarse otros programas de asistencia técnica como capacitaciones para el agro, guías turísticos, guías para investigaciones científicas e incursiones, guardabosques, entre otras actividades.

El objetivo seguirá siendo la búsqueda por integrar a los que no están, no sólo a la economía, ahora entendemos que también deben estar integrados sentimentalmente con el país; no es inverosímil ni poca cosa; tampoco es un planteamiento romántico, sino un vacío que debe cubrirse. Los programas asistenciales prometidos por Humala seguro se llevarán a cabo; tal vez beneficie a algunos; pero insisto que el camino de la asistencia debe ser técnica y no caritativa. Eso implica un Estado que reemplace eficiente y eficazmente la palabra “caridad” por “responsabilidad”.

———————————
*Foto: Internet
**Artículo publicado en la Web de OPINIÓN+ anterior el 03 de Junio de  2011



Sebastián Reyes Sánchez

Consultor e Investigador CEO de la Consultora MAINLAND - MGC. Analista Político para el Grupo FBCORP - Found Business Corp. Perú. Director de OPINIÓN+ | www.mainlandc.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *