Search
domingo 9 agosto 2020
  • :
  • :

El otro partido de Ollanta Humala

La selección de fútbol de Perú venció a la guaraní el pasado viernes 07 en un partido emocionante; con mucho orden táctico y con una cuarteta de jugadores ofensivos fantásticos. El peruano vivió una emoción más dentro de lo rutinario que puede ser un día de semana para la mayoría. El fútbol una vez más diseminó su mágico arreglo a cualquier pena.

Vivimos contrastes en el fútbol peruano, con la selección y a nivel de clubes; con respecto del hincha de la blanqui-roja y los barristas de los clubes nacionales. Pero en ambos campos podemos ser irracionales ante la derrota, ya sea a nivel de clubes o ante Chile el próximo martes 11. Markarián, DT de la selección de todos, ya anunció que el camino será difícil, cosa que es claramente predecible, que habrá derrotas como victorias, altas y bajas. Sin embargo el debate se centra en que si deberá mantener la cuarteta temible que retrotrae a la línea defensiva del rival o refuerza la contención del medio campo y juega con un punta adelante.

Parece inverosímil, pero podemos trasladar estos contextos del comportamiento colectivo para comprender la complejidad del ejercicio de acciones políticas frente a la necesidad de hacer algo sin que caiga un aluvión de críticas hasta frenar la iniciativa y, a contrario sensu, truene los cielos ante la inacción y pantalones puestos para afrontar los problemas más álgidos del país.

El termómetro más efectivo para mantener la calma es la macroeconomía y su comparativo internacional. No estamos como Grecia gracias al propio funcionamiento productivo interno. Pero esto no quiere decir que estamos reduciendo la brecha de la extrema pobreza y la pobreza. Por otro lado tenemos la violencia que campea en nuestras calles. La ira y vendetta nos impulsa hacia la pena capital para los criminales más desalmados, pero a la vez tenemos el freno legal internacional, el valor sobre la vida humana y la religión. Somos una sociedad prejuiciosa, crítica y contradictoria. Queremos soluciones a problemas cimentados sobre raíces que llegan hasta el núcleo.

El presidente Humala no es más un comunista y menos un etno-cacerista, ya no es ni izquierdista, tampoco se ha vuelto derechista. Disfruta su posición y estatus. Embelesado con haber compartido con figuras del poder político mundial como el presidente Barack Obama, parece haber dejado atrás sus discursos altisonantes y en ofensiva contra los acaudalados del Perú y foráneos feudalistas. Es un producto de la mejor posición política posible para gobernar un país como el nuestro, a través del Statu quo.

Sin embargo, se cierne sobre el período del presente quinquenio una presión mucho más relevante que los discursos en asambleas internacionales, como lo son las asambleas internas productos de los conflictos anti compañías extractivas; los cocaleros; la depredación ilegal de la Amazonía (como la tala de árboles); la violencia en diferentes departamentos (homicidios, sicariato, mafias); las drogas; la corrupción burocrática; los sindicatos como los de Construcción Civil, CGTP, SUTEP, médicos, policías, militares; y los sismos políticos de siempre.

No se puede ser moderado ante tanto déficit de capacidad y ejecución. Pero a la vez se transita por una delgada línea entre lo aceptable y el deber de contar con ingeniatura para las soluciones a los problemas del país. No se puede contentar a todos, pero sí avanzar en la lucha contra lo que afecta seriamente al país. No se puede defender a los cocaleros y por otro lado despojarlos de su único sustento, a la vez que no debemos permitir que el narcotráfico tome a nuestra selva como su laboratorio y base de operaciones. ¿Qué hacer? Podemos ser más de veinte millones de estrategas y aún así perder el partido.

Ollanta Humala no es un “mago”, tampoco resultó ser, hasta ahora, lo que se pensaba que sería; lo cual estaba muy fundamentado por cierto. Pero el mayor temor sobre él ya no es su ideologización sobre la “lucha de clases”, sino su inacción y confort político.

————————————————–
(*)Foto: Internet / Artículo publicado en el portal OPINION+ anterior el 09 de Octubre de 2011



Sebastián Reyes Sánchez

Consultor e Investigador CEO de la Consultora MAINLAND - MGC. Analista Político para el Grupo FBCORP - Found Business Corp. Perú. Director de OPINIÓN+ | www.mainlandc.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *